Andoain es una pequeña localidad del interior situada a 15 kilómetros de San Sebastián. Posee una riqueza paisajista muy importante gracias a su ubicación, rodeada por 3 montañas, como son Adarra, Belkoain y Buruntza. Sin embargo, lo que realmente destaca de este maravilloso pueblo es el Valle del Leizarán (el río que en esta misma localidad se funde en uno con el Oria). Antiguamente, todo este valle era el recorrido que hacía el ferrocarril desde Navarra a San Sebastián para trasportar materias primas. Por ello se denomina ‘Tren Txiki’ (traducido como tren pequeño) por aquello de que por ahí pasada un tren de esas características. Ahora este valle toma el nombre de Vía Verde de Plazaola, lleno de túneles y puentes debido a la orografía del lugar. El recorrido completo es de 50 kilómetros.

Dentro del Valle se pueden hacer, ver y visitar muchísimas cosas y máxime cuando vas con niños. De hecho, uno puede encontrarse en pleno pueblo pero sin el ruido ensordecedor del tráfico de la N-1 ni el bullicio de la gente hablando a grito pelado, es decir, un remanso de paz en medio de una localidad. Y por si esto fuera poco, cuando uno pasea por este lugar tan mágico lleno de árboles y plantas, respira aire puro y saluda a los pocos viandantes que se encentra por el camino, a pesar de no conocerles de nada, Hablamos de un sitio ideal para andar en bici y practicar cualquier tipo de deporte. 

Fuente al inicio del camino

Comenzamos nuestra andadura llenando la cantimplora o botella de agua en este chorro de agua potable (encontraréis más a lo largo del camino) y fresca, aunque mi consejo es beber a morro.

Antiguo túnel por donde pasaba el ferrocarril
Proseguimos contemplando lo místico y lo misterioso del lugar en cuestión. Existen muchísimos más túneles que éste, unos un poco más largos que otros, con formas diferentes y con visibilidad dentro de ellos muy dispar. Hay que tener cuidado con la gotas que suelen caer del techo de estas cavidades pues te pueden refrescar bien. Como muestra la imagen, el suelo está bien asfaltado y conservado. 
Vista del Parque Olazar
Descendiendo por un camino llegamos a un parque llamado Olazar, donde podréis disfrutar en plena naturaleza y en familia de una comida, cena o almuerzo. Hay mesas suficientes a menos que sea temporada alta y haga muy buen tiempo, entonces se llena enseguida. Aconsejable ir tempranito para coger sitio. En el río se suele bañar la gente y al fondo de ese paseo hay mayor profundidad y una liana donde los jóvenes y no tan jóvenes suelen disfrutar de un buen salto en altura. Además de esto, cuenta con un pequeño parque infantil con columpios y demás.
Para concluir, os mostramos los senderos que surcan este maravilloso valle, y desde donde podéis obtener una instantánea preciosa, pues va cogiendo poco a poco altura. Pero bueno no os puedo desvelar más cosas pues me gustaría que las descubrieseis vosotros. Os animo a ir con niños por salir un poco de los lugares un poco más monótono o rutinarios y por el contacto con la naturaleza que creo les encantará.
Un abrazo y nos vemos en el siguiente episodio de Gipuzkoa con niños en otro lugar muy cercano a éste y que creo puede ser muy interesante. ¡No os lo podéis perder!
Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.