Ahora que el final del curso lectivo es inminente, muchas madres y padres se encuentran en una situación compleja planteándose qué hacer con sus peques durante estos casi dos meses y medio sin colegio. Este es el primero de una serie de seis post en donde podréis encontrar diferentes opciones e ideas, con pros y contras, pero sin aludir a ninguna empresa o asociación en concreto porque para este año las matrículas de muchas de las actividades ya están cerradas y no quiero que los post puedan llevar a confusión.
Volviendo al tema que nos ocupa, es cierto que muchas familias tienen que desembolsar una importante cantidad de dinero para poder llevar a sus hijos a las diferentes actividades existentes, ya que la conciliación brilla por su ausencia. En esta primera entrega de ¿Qué hacemos en verano? os propongo que examinemos las posibilidades existentes para que esas actividades que elijamos tengan una doble función y entre ellas esté la de que los más peques aprendan o refuercen un idioma.

Actualmente, existe una gran competencia en materia de ensñanza-aprendizaje de idiomas y eso hace que cada vez surjan empresas y productos mucho más elaborados y que se vayan alejando de la enseñanza tradicional que nos ha tocado vivir y sufrir no hace tanto tiempo. Metodologías activas de enseñanza-aprendizaje que hacen que una lengua sea aprendida e interiorizada de forma natural. Estos son los productos que están al alza, sin dudarlo ningún momento.

¿Qué opciones existen para que nuestros peques practiquen o aprendan un idioma?

Afortunadamente, a día de hoy existen varias opciones, múltiples alternativas que dejan mucho margen para hacer una elección según diferentes criterios.
  • Academias de enseñanza tradicional: ofrecen cursos de verano para niños de diversas edades. Normalmente a partir de los 6 u 8 años, aunque las hay que tratando de imitar a otras empresas, trabajan con niños más pequeños. De hecho podemos encontrar que algunas de las academias de idiomas siguen ofertando aprendizaje tradicional y otras que tratan de orientar sus actividades de verano a un aprendizaje más lúdico.
  • Academias de inglés que basan su proyecto en el aprendizaje natural: son aquellas que, dejando de un lado la forma tradicional de adquirir una lengua, optan por ofrecer actividades perfectamente estructuradas para quien está ejerciendo el rol de profesor o profesora y al mismo tiempo son dinámicas porque requieren de una interacción constante de los niños y niñas.
  • Estancias quincenales en campamentos de idiomas: esta alternativa lleva muchos años llevándose a cabo y ofrece vivir una experiencia de convivencia en la que el vehículo comunicativo en otro idioma cobra especial importancia y valor. Pero aquí existen dos tipos de campamentos, los que despliegan una metodología tradicional, basada en libros de texto al uso, y otros más novedosos que se sirven de metodologías activas donde se ponen en funcionamiento todas las habilidades para resolver actividades temáticas (de una semana de duración habitualmente).
Existen muchas opciones, todas muy distintas entre sí. Yo he tenido la suerte de conocer todas estas modalidades y tengo una opinión bastante formada sobre qué opción me parece la más interesante para que el aprendizaje de un idioma sea de la forma más natural posible. Pero sobre este tema ya hablaré con mayor profundidad porque la edad es un factor importantísimo para que se pueda dar un aprendizaje significativo y de manera natural para que los peques puedan interiorizar un nuevo idioma casi con los mismos patrones que la lengua materna.

 

Ventajas de las actividades idiomáticas para el verano

  • Estas actividades están pensadas para crear situaciones comunicativas en otro idioma por lo que ayudan a mejorar las habilidades lingüísticas de los peques.
  • En muchas de las empresas se ofrece la posibilidad de poder contratar el servicio por semanas, habiendo descuentos por la contratación de varias.
  • En ocasiones se ofertan estas actividades en los propios colegios, otras veces se realizan en los propios locales de que la academia en cuestión tiene.

Desventajas de las actividades idiomáticas para el verano

  • Son actividades bastante caras, sobre todo si se peinsa en los campamentos.
  • Las actividades suelen desarrollarse en horario de mañana con lo cual no suele cubrir los horarios de trabajo de los adultos y por ello no suelen ser una solución para conciliar.
  • Cuando se tratan de cursos tradicionales, pueden resultar duros porque requieren de mucha disciplina y aprendizaje memorístico.
Me gustaría saber vuestra propia experiencia, ¿habéis elegido actividades de este tipo para vuestros hijas e hijas? ¿qué pros y qué contras tienen según vuestra opinión o la de vuestros hijos e hijas? Si estáis interesados en que haga un post complementario con diferentes empresas o academias especializadas en el sector idiomas no tenéis más que decírmelo.
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.