A mis suscriptoras de la Newsletter semanal ya os lo conté y al resto os lo cuento ahora. Este fin de semana pasado he ovulado. Bueno, eso creo porque mi cuerpo está apagado o fuera de cobertura en este intento. Vamos, que señales las justas, todo hay que decirlo. Y es que este mes, al igual que el anterior, no he llevado ningún tipo de control de nada así que deduzco que la suerte está ya echada.

Cambios y/o novedades de este séptimo intento

Este mes alguna novedad ha habido respecto al mes pasado aunque hayamos seguido en la misma dinámica, esto es, todo el proceso súper natural, sin pensar en hoy toca o pasado no. Haciendo lo que nos apetece cuando nos apetece y haciendo una vida totalmente normal. ¡Y lo estoy consiguiendo! Y no sabéis lo bien que me siento por ello. Respecto a las novedades podría deciros que:
  1. Este mes hemos probado una nueva postura para rematar nuestros encuentros amorosos. Sí, era algo que teníamos pendiente y que en algún momento nos llegó a atormentar un poco. Si funcionara o funcionase prometo compartirlo con todas vosotras, y sino también lo compartiré para romper mitos. Vamos que no me lo voy a quedar callado, por eso no tenéis que preocuparos.
  2. Mi cuerpo ha sido muy disimulado en lo que a síntomas de ovulación se refiere con respecto a otros meses. Sí he notado aumento de moco cervical pero el día O no ha sido tan evidente así que tendremos que esperar a las notas hasta el día 30 o 31 aproximadamente. Vamos, que este mes voy a tener dos veces la R (o no, quien sabe).
  3. Mi actitud ha cambiado radicalmente. Empezando porque me he propuesto activarme y hacer deporte con mi #OperaciónFitFitFit. Y me está viniendo estupendamente porque entre la urticaria crónica y mis horas de trabajo prolongadas me voy a poner como un tonel, y eso que cuido la alimentación pero aún y todo…¡no me fío!
Y esto es todo por este mes, una ovulación sigilosa, tranquila y relajada a todos los niveles. Hecho que se agradece. Vamos a por todas como cada mes, y ahora que el cuerpo haga lo que crea conveniente que no tenemos ninguna prisa, agobio, ni nada que se le parezca.
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.