En una primera entrega os acercábamos la capital de la provincia de Cantabria, Santander, y os desgranábamos algunos de los puntos que considerábamos más interesantes para viajar con los más pequeños. En esta ocasión no viajaremos lejos de ésta, ya que Cantabria es muy rica en naturaleza (Cabárceno) y en historia (Cuevas del Soplao). Y es precisamente de eso de lo que queremos hablaros en este post, puesto que a los niños al margen de divertirse, también les gusta y fascinan los animales y las aventuras. Dicho así, puede parecer que estos dos planes únicamente están pensados para los peques pero nada de eso, pues es apto e interesante para todos los públicos. Nosotros ya hemos estado en ambos lugares y tú, ¿a qué esperas para visitarlos?.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno


Vista del Parque Natural de Cabárceno

Es un parque situado en la localidad de Cabárceno que consta de 20 kilómetros de extensión. Sus innumerables rutas pueden hacerse a pie, en coche o incluso en bicicleta. El recorrido está perfectamente asfaltado para poder ir con calzado cómodo y su entorno es rocoso, teniendo un cierto símil con las Montañas Rocosas del Colorado. El gran atractivo de este parque es que los animales viven como si estuvieran en su propio hábitat y la cercanía con ellos hace que los peques puedan darles de comer o simplemente interactuar con ellos. El Parque luce mucho si se va con buen tiempo. Un consejo os doy: no hagáis todo el recorrido en coche, es mejor que lo dejéis en un punto medio y vayáis paseando poco a poco a los sitios que más os interesen. Desde aquí podéis entrar a la web oficial del Parque. Y para ir abriendo boca podéis ver este video sobre Cabárceno que es chulo:

Las tarifas para acceder a Cabárceno dependen de la temporada en la que se vaya, pero merece la pena ir una vez a descubrir un sinfín de rincones y animales preciosos en entornos recreados.

Cuevas del Soplao

Vista de la riqueza de las Cuevas del Soplao

Las Cuevas del Soplao se encuentran en un entorno privilegiado, en lo alto de una montaña, en las localidades de Valdáliga y Rionansa, desde donde se pueden contemplar los Picos de Europa, si vais en invierno, nevados a buen seguro. Es un lugar mágico donde para poder entrar en la cueva lo haces a bordo de un tren minero de la época y te sientes cual Indiana Jones en una de sus pelis. La cavidad por dentro es majestuosa y hermosa, llena de colores y de formaciones geológicas curiosas, entre las que destacan las estalagtitas y estalagmitas. La historia de esta cueva por supuesto es la mar de interesante y hace que valoremos más lo nuestro, nuestro paisaje y entorno. Muy recomendable independientemente del día que haga. Si queréis más información, aquí os dejamos el enlace a la página oficial y un video de tres minutos en los que podréis descubrir algunos secretos de las cuevas.

Os dejamos también las tarifas de las Cuevas del Soplao por si os pueden servir de ayuda.

Y estos son los planes que os proponemos hoy para escaparos en cualquier otra fecha que no sea Semana Santa o temporada alta, puesto que son sitios que suelen masificarse muy fácilmente y los disfrutas más viéndolos tranquilo y sin tanto agobio. Esperamos que os hayan gustado y volveremos con una siguiente propuesta para viajar con los renacuajos. 
Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.