Cuando una pareja toma la gran decisión de ser padres, al mismo tiempo que están autoconvenciéndose, empiezan a surgir un sin fin de dudas, miedos, interrogantes y demás cuestiones que hacen incluso echar un pie para detrás y volverse a preguntar ¿Pero de verdad quiero ser madre o padre?. Es normal, cada una de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida llega a acompañada de preguntas a los que poco a poco somos capaces de ir contestando. ¡Que levante la mano quien no haya sentido una sensación de vértigo cuando uno se encuentra en el proceso más bonito pero que también producirá un cambio drástico en su vida! Todos a la vez no, ¡gracias!

La maternidad y la paternidad es un proceso de cambio absoluto, de no retorno y eso como tal ya da cierto vértigo, para qué nos vamos a mentir. Y más con la que está cayendo actualmente. Pero, ¿quién dijo miedo? ¿Acaso existe el momento idóneo para ser padres hoy en día? Y es algo que nadie te dice o te aconseja. Que el cambio que vas a experimentar es tan profundo y que la perspectiva del yo y el tú, de la pareja se recompone para formar el de la familia donde el otro, el nuevo miembro va a acaparar la atención, el esfuerzo, la dedicación, el tiempo, el dinero, el cariño,… Por lo tanto, nos podemos preguntar si estamos preparados para ser madres y padres, si ya vamos a saber atender a una criatura que depende completamente de nosotros, cómo afrontaremos los primeros días del bebé y un sin fin de cuestiones más que pueden llegar a hacernos replantearnos si estamos listos para dar el paso.
Pero esto no tiene que ser algo malo, de hecho, ser conscientes de ello nos puede ayudar a intentar concienciarnos de que los cambios que vamos a experimentar a todos los niveles no son perjudiciales, sólo hay que reorganizar la gestión del tiempo, la pareja, el dinero, etc.
El aspecto económico y laboral es otra de las cosas que más temor dan cuando una pareja se plantea ampliar la familia porque un bebé conlleva una serie de gastos y hay que cubrir una serie de necesidades que son imprescindibles. Por eso, una planificación en el ahorro del hogar puede ayudar a tener contenido este miedo a pesar de que la seguridad en los trabajos hoy en día sea cada vez menor. Nuestros ritmos de vida a veces son percibidos como incompatibles con la maternidad/paternidad y ello nos genera muchas dudas y preocupaciones.
En resumidas cuentas, siempre nos surgirán dudas, miedos, interrogantes de todo tipo con respecto a si estamos tomando la decisión adecuada en el momento adecuado. Nadie nace sabiendo y el instinto para actuar ante las nuevas experiencias que depara un bebé nos ayudará a afrontar esta nueva etapa. Además, siempre tendremos la posibilidad de contar con un familiar, amigo o conocido que nos pueda aconsejar ante nuestras dudas (y no os preocupéis que también habrá quien regale consejos sin haberlos pedido jejeje).
Nos gustaría conocer vuestra experiencia cuando decidistéis ser padres o cuando vistéis el positivo por primera vez.
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.