Después de que hace ya unas semanas os contara que la alergologa determinó que mi urticaria era crónica, era necesario saber si el origen podía conocerse o no. Para ello me hizo unas pruebas en el brazo que no ayudaron a discernir nada y después me mandó unos análisis hormonales. Bueno, pues a primeros de este mes fui a por los resultados de dichos análisis.

La mala noticia es que los análisis han dado bien con lo cual no es un origen hormonal el que me causa la urticaria. Por lo tanto, ya ha terminado de bautizar mi cuadro clínico como Urticaria Crónica Idiopática. El problema es que es una urticaria que se prolonga durante mucho tiempo (me habló de años) pero que con el paso de los tres primeros meses comienza a disminuir la intensidad de los brotes.

 

Este tipo de urticaria se prolonga durante mucho tiempo.
Pero he de decir que desde que empecé a tomar el tratamiento que me recetó la alergóloga no ha vuelto a asomarse ningún habón de esos que me tenían declarada la guerra. Sí que es cierto que hay algunos días que noto un leve picor, pero cosquilleo a comparación de como tenía esa sensación diaria de pica pica todo el rato. Así que como me está haciendo efecto tengo que seguir con el tratamiento diario todo este mes de marzo que ya pasaría el umbral de los tres primeros meses de urticaria y después debería estar tomando en días alternos la medicación y si algún día de los que no tengo que tomar me veo muy mal me la tengo que tomar.

Pero también hay una parte buena, porque no nos podemos quedar en lo negativo (eso me lo repito yo cada día a ver si me termino de convencer jajaja). Que las hormonas estén bien significa que no tengo ningún desarreglo en la tiroides y demás que pudiera suponer un obstáculo para quedarme embarazada. Lo cual me alivia, qué queréis que os diga. Y además, la medicación que estoy tomando, en el hipotético caso de que me quedase embarazada, es compatible si es que lo necesitara porque puede que con un embarazo me desaparezca la UCI. Por lo visto es un medicamento de segunda generación el que me han recetado y es una ventaja porque sino creo que tendría que primar mi bienestar. No me imagino nueve meses con esos picores que he estado soportando casi dos meses ¡ufff!

Así que en junio tengo que volver a consulta y a ver qué tal va el proceso. Yo de momento me he quedado tranquila y satisfecha y por lo menos la ansiedad que me producía el picor me ha desaparecido. ¿A alguien le ha pasado algo por el estilo? ¿Nos contáis vuestras experiencias?
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.