Este post surge a raíz de una infografía que vi en el Diario Vasco hace unas semanas que creo que es interesante analizar porque si algo es cierto en esto de la maternidad, es que la edad para tener el primer hijo se ha retrasado significativamente en los últimos años. Como no comentan la gráfica, me apetece aportar mi visión respecto a los datos que aparecen en ella reflejada:
Gráfico obtenido de la Publicación del Diario Vasco

Afortunadamente, la infografía sí va acompañada de un artículo en El Correo. Estos datos que se presentar en la infografía corresponden a los del País Vasco desde 1986 hasta 2013. La evolución es clara y es que el aumento de mujeres que son madres a partir de los 40 ha ido creciendo hasta cuadruplicarse si comparamos 1986 con 2013. ¿Qué ha ocurrido en estos casi 30 años para que haya semejante aumento?

 

Una de las causas que los sociólogos señalan es que la estructura social que se ha ido desarrollando en los últimos años ha hecho que la mujer se replantee retrasar su maternidad para poder promocionarse laboralmente puesto que ésta -la maternidad- en algunos casos era un hándicap para conseguir unas condiciones laborales buenas. Si a esto le sumamos que llevamos más de ocho años de crisis, la situación económica de las parejas no es la idónea para plantearse tener hijos en algunos casos y eso hace que se retrase la edad con la que se decide ser madre por primera vez.
De hecho, es de lo más significativo que haya aumentado tanto el número de personas que deciden ser madres con más de 45 años con todos los riesgos que ello supone para la madre como para el bebé. Estos riesgos son aplicables también para aquéllas que deciden ser madres a partir de los 40 años.Y si nos detenemos a mirar la gráfica de abajo vemos cómo se ha multiplicado por seis el número de mujeres mayores de 40 años que tienen su primer hijo en esta franja de edad. Esto supone que existan muchos más embarazos de alto riesgo, embarazos múltiples entre otros.
Es impresionante los datos que arrojan estas gráficas y la evolución ascendente que reflejan en cuanto a una maternidad tardía con todos los pros y contras que ello pueda conllevar. Porque está claro que no todo tiene porqué ser negativo. Pero, las condiciones físicas no son las mismas a los 20, a los 30, a los 40 o a los 45. Y en esto de las edades y las condiciones físicas hay evoluciones de todo tipo y no todas son decrecientes. Cada cual sabe el porqué de sus actos y ha de valorar qué, cuándo y cómo. Pero que la maternidad cada vez se experimenta más tarde, es un hecho consumado.
Mi pregunta, y os la lanzo a todos los que nos leéis, es: ¿creéis que esta tendencia va a seguir al alza?
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.