Tal y como os adelantábamos el mes pasado, una vez al mes comentaremos nuestra experiencia en un nuevo restaurante en el que hayamos comido o cenado. En esta ocasión nuestra aventura hace una parada el día 8 de febrero en el Restaurante Next, situado en el barrio de Alza (San Sebastián). Ante todo queremos dejar claro que la elección del lugar no fue cosa nuestra, sino de los padres de ‘X’ para celebrar el bautizo de nuestro único sobrino. Era nuestra primera vez allí y no salimos precisamente muy contentos que se diga. Pero pasemos a lo que realmente importa, que es el menú.

RESTAURANTE NEXT

Es preciso mencionar que el menú era especial y compuesto por comida casera principalmente. Se componía de un surtido de ibéricos, los cuales no eran para tirar cohetes, pero se dejaban comer; una ensalada de marisco sin apenas marisco, cosa un tanto curiosa cuanto menos; un revuelto de hongos y gambas, que pareció gustar a la gente y a nosotros también, todo hay que decirlo; seguido de una brocheta de langostino con bacon, pasable pero sin ser una pasada; para continuar con el plato principal a elegir, bacalao o entrecot, algo que no sentó nada bien, pues el restaurante contaba con las raciones limitadas de uno y de otro, no dando opción a elegir a cada comensal. Denotó poca organización y previsión. Y para finalizar, nos sacaron una degustación de brazos de gitano rellenos de chocolate y nata, que estaban anunciados como surtido de postres, que no pasaron de ser correctos,

En nuestra humilde opinión, el servicio fue un tanto justo puesto que a pesar de ser un menú especial con sus condiciones y demás, la persona que no sirvió se limitó a hacer públicas cosas que a los allí asistentes no les competía en lugar de limitarse a servir y atendernos correctamente. El hecho de que hubieran estado cerrados por vacaciones no era excusa para que no se esmeraran en algunas cosas. Es más, ninguno de los responsables se encontraba presente en aquél momento para poner un poco de orden a aquello, se echó en falta. Casualmente nos enteramos de que hubo algún problema logístico que permitió que todo lo que comentamos aquí sucediera.

En cuanto al espacio del salón, no era muy grande pero al tratarse de una celebración dio juego y la distribución de las mesas daba mucha amplitud.

El precio rondaba entre los 20 y 30 euros por persona, algo que podríamos definir por estas tierras como una especie de ganga para ser fin de semana y no ser una multitud de comensales.

En definitiva, hay detalles y detalles y este sitio no logró estar a la altura y eso que no llebabamos expectativa alguna y creer que no somos muy exigentes, pero dejaron bastante que desear. Seguramente no volvamos.

 

Este restaurante cerró sus puertas al poco tiempo de nuestra visita y aunque lo han vuelto a reabrir y el local sigue funcionando, todo ha cambiado

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.