Tenía muchas ganas de escribir este post porque la realidad del país en el que vivimos en lo concerniente a la conciliación roza lo grotesco. Y la situación empeora en vez de mejorar debido a esta crisis que sirve de parapeto para recortar en todo lo que se pueda (y un poco más también). ¿Qué derecho tenemos actualmente las mujeres a tener hijos y poder conciliar nuestra vida familiar con la profesional?, por qué se dan casos en los que hay que elegir entre una u otra opción? Porque claro, con los sueldos precarios y mediocres que tenemos actualmente en esta república de bananeros está la cosa como para subsistir con un sueldo que ni a mileurista llega en muchos casos. Ahora que si una mujer quiere conservar su trabajo y quiere conciliar, depende de las circunstancias de la empresa en la que trabaje, se las verá y se las deseará. Aquí empieza “No es país para quedarse embarazada”.

Hace casi un mes que casi me lío a tortazos con el televisor al oír la noticia de que la Presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, estaba embarazada y su flamante comentario sobre la conciliación familiar. Os dejo un fragmento extraído del periódico La Vanguardia:

La presidenta de la Junta ha manifestado que se siente “feliz y contenta” con su embarazo, asegurando que va a “conciliar con total normalidad, como hacen miles de mujeres” en su misma situación. Así lo ha indicado en el transcurso de un acto celebrado en la localidad gaditana de Jerez de la Frontera, donde ha resaltado que su embarazo es “un motivo de alegría” para ella.

Señora mía, entiendo que usted quiera conciliar con total normalidad, porque usted puede. Se lo puede permitir sin ningún tipo de dudas. Pero desgraciadamente en muchos casos (demasiados diría yo) la situación no es tan halagüeña, sobre todo para aquellas mujeres que quieren equilibrar su vida familiar con la profesional. Y no porque ellas no quieran, sino porque a las empresas no les interesa. Y en muchos casos, tienen que renunciar a su trabajo para poder cuidar de sus hijos. Con lo cual que me hable usted de conciliación me rechina en los oídos más que una tiza en una pizarra. He dicho.
Sinceramente, creo que desde el Gobierno ha de plantearse un cambio profundo en el tema de la conciliación y todo lo que ello conlleva. Al fin y al cabo ser padres es derecho y en muchos casos los ciudadanos no se lanzan a tener familia por miedo a perder sus trabajos. ¿Por qué los empresarios creen que las personas que recién se estrenan en eso de la maternidad y la paternidad no son válidos para seguir desempeñando un puesto de trabajo para el que antes sí lo eran? Este es un hecho que me lleva por la calle de la amargura, porque efectivamente el hecho de ser madres y padres no afecta, ni disminuye nuestras aptitudes para seguir realizando el trabajo. Y hablo de las dos partes porque aunque la mujer sea la gran perjudicada habitualmente en estos casos, conozco casos cercanos en los que el motivo (oculto, por supuesto) ha sido la reciente paternidad del trabajador. Intolerante bajo mi punto de vista.

Pero, ¿qué podemos esperar de una clase política que se mira al ombligo en vez de analizar la situación y necesidad de sus ciudadanos? Y sinceramente, no me sirven las decisiones electoralistas que utilizan unos y otros para captar votantes con asuntos que son cuestión de derecho. En fin, me alegro de que la señora Díaz vaya a poder conciliar con total normalidad. Yo solo espero que esa normalidad sea un derecho real para todas y cada una de las familias.

Ahora os pido participación y, sobre todo, vuestra opinión:  ¿Vivimos en un país para no embarazarse?
Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.