Estamos muy contentos de poder iniciar esta sección que será mensual y en la que os hablaremos de una de nuestras mayores pasiones: la gastronomía. Cada primer domingo de mes publicaremos un post en el que os contaremos nuestra experiencia en un restaurante al que hayamos acudido en el mes anterior teniendo en cuenta muchos factores que influyen a la hora de elegir uno u otro lugar para comer: precio, calidad, comodidad… Y sobre todo, pensando en que cuando tengamos familia podamos seguir disfrutando de este placer sin agobios de mesas pegadas, lugares de difícil acceso y demás. Así que, que conste que no pretendemos poner los dientes largos a nadie, ahora bien, si a alguien le sirve para animarse a ir a alguno de estos sitios a comer y/o cenar, por lo menos que tenga una referencia.
El restaurante con el que nos estrenamos es al que acudimos con motivo del cumpleaños de Ms. E, un lugar rústico, bonito situado en el Barrio de Goiburu de Andoain (Gipuzkoa), por lo que hay que ir en coche sí o sí. Lo cierto es que ya lo conocíamos pero hacía muchísimos años que no íbamos, pero este año por casualidades de la vida hemos vuelto a:

TXERTOTA JATETXEA

En verdad las veces que hemos hecho una visita a este magnífico restaurante ha sido principalmente en cenas, por lo que estábamos expectantes de cómo sería una comida y de qué tipo de servicio nos encontraríamos después de tanto tiempo. Lo curioso del caso es que en esta ocasión repetimos servicio, es decir, la chica que nos atendió fue la misma que lo hiciera unos años atrás, lo cual ya de primeras da la impresión de un lugar serio y sin grandes cambios. De seguido, nos acomodaron en un lugar privilegiado desde donde se vislumbraban todas las demás mesas y la decoración tan cuidada que tiene este lugar, eso sí, apartado del tumulto y con mucho espacio entre mesa y mesa.
txertota-jatetxea-goiburu-andoain
Entrando en materia, hay que decir que optamos por ir a carta, ya que era una ocasión especial. De primero, y para picar, pedimos Jamón Ibérico de Bellota en un plato, que estaba excelentemente cortado en lonchas pequeñas que se deshacían en la boca. Seguidamente, y también como entrante, nos trajeron Revuelto de Hongos con Foie, que nos pareció un manjar en cuanto a sabor y a lo suave que estaba. Tuvieron además la delicadeza de traérnoslo mitad y mitad, a cada uno su ración en su plato.
Como plato principal y con vistas a querer compartir ambos un pescado y una carne, pedimos Bacalao al pil-pil de Faroe y Solomillo con Foie fresco y hongos. El primero de los dos, nos lo sirvieron en dos platos a partes iguales de nuevo, y sinceramente fue un plato de diez. Estaba muy bien preparado sin estar salado y no resultaba pesado al comerlo, cosa que se agradece bastante. En lo que respecta al solomillo, nos pusieron un medallón grueso que estaba riquísimo, cosa que Ms. E se sorprendió, ya que no suele ser muy dada a pedirlo.
Y finalmente, nos sirvieron torrija caramelizada con crema de arroz con leche y copa de helado de vainilla. Ambos merecieron la pena siendo caseros como eran.
En definitiva, el servicio fue excelente, sacándonos los platos en su debido momento, a intervalos adecuados, no pecando de ser agobiantes y preguntándonos qué tal estaba todo. El precio fue razonable (entre 40-50 € por persona) para la calidad de los productos que ofrece. Y si a esto añadimos que es un lugar adecuado para ir con niños, por sus jardines y amplios espacios abiertos, nos encontramos con que es un lugar que lo tiene todo. Un gran acierto y muy recomendable.

Os dejamos el enlace a su página web por si queréis echarle un vistazo: Txertota Jatetxea

Facebook Comments

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.