A partir de hoy queda inaugurada una nueva sección en la que yo, Ms. E, voy a hablar sin tapujos de todas esas cosas que me están rondando por la cabeza desde que empezamos la búsqueda del bebé en referencia a distintos temas.
 
Dudas, preguntas, miedos e interrogantes que me asaltan ahora, que me pilla toda esta experiencia de novata. Porque claro, en realidad soy una buscadora primeriza y el desconocimiento a veces ayuda, pero a mí la incertidumbre y el desconocimiento me agobian aún más que el ir teniendo conocimiento de causa de lo que estamos haciendo.
 
Hoy todo lo que escupa va a ser relativo a la bendita ovulación y el control de los días fértiles.

 

Lo primero que corresponde aquí es hacer una aclaración para poder entender un poco el tema. Cuando decidimos casarnos encontré una comunidad de novias en la que compartir experiencias y preparativos. Bien, pues en esa misma comunidad hay un foro dedicado a las futuras mamás y después de casarnos me empecé a interesar y empecé a participar, de ahí que conociera la existencia de los TO, TE, la Temperatura Basal, y demás palabrejas y artefactos para conocerse una mejor.

 

Bueno, pues gracias a eso supe de la existencia de apps que sirven para llevar un control de los ciclos menstruales y los cuales hacen predicciones de nuestros días fértiles (ya os hablé de las apps para Apple y para Android). Y me dije a mí misma: “pues vamos a probar a ver qué tal me va y así llevo un control de mis ciclos porque después de estar meses tomando la píldora ya no llevo la cuenta en el calendario de sobremesa de toda la vida“. Oye se me abrió un mundo excepcional a mis pies. Me está resultando de lo más interesante aunque a la vez ese control y ese conocer cuándo son mis días fértiles y llevar el control de los deberes pues no sé yo si ayuda mucho a no tomarse en serio y como obligación este proceso.
 
Yo sé que a Mr. D le atosigo cuando le digo que llega la ovulación y le creo más presión, pero es que ¿a quién se lo digo sino? Necesito escupirlo, no sé muy bien porqué, pero lo necesito. Y claro, me es inevitable. Además, que mi cuerpo es muy explícito y me detecto fácilmente el moco cervical y todas las molestias propias de la ovulación. De hecho, estoy observando que tengo ciclos de diferente duración entre 26 y 30 días. Y mis fases lúteas son de 14 días clavadas. Vamos que aprender estoy aprendiendo un montón de mis días fértiles y de mi ovulación pero de momento no hemos encontrado la combinación ganadora.
 
De verdad, esto de la ovulación, de cuándo es mejor hacerlo, dónde, cómo, por qué, con qué… es un tanto aturrullante porque está claro que con hacerlo no basta. Esto es más complicado que acertar la combinación ganadora de la lotería (aquí he exagerado un poco bastante, lo sé). Es algo azaroso y que se escapa de nuestras manos, y en verdad nunca sabremos cuando va a ser que sí. Intriga a la vez que impaciencia ante los resultados de las tareas bien hechas. Que otra cosa no, pero intentamos ser aplicados aunque de momento no nos haya cundido en exceso.
 
Probablemente me digáis (no sin razón, pero ya soy consciente de ello) que no hay que pensar en todo esto y que hay que dejarse llevar. Pero es que es algo superior a mis fuerzas y será porque soy investigadora que no puedo terminar de dejarme llevar sin preocuparme de los elementos que rodean a este proceso. Bien que la fecundación sea azarosa, pero si puedo controlar los elementos externos mi conciencia estará tranquila. Así soy yo (y no precisamente como versa la canción de Kiko Rivera, que quede claro jajaja).
 
Pues he aquí mi primera disertación sobre esta experiencia que estoy viviendo, y qué queréis que os diga, me he quedado de un relajado que probablemente encontréis esta sección semanalmente porque es una forma de liberar tensiones sin la necesidad de abotargar a nadie la cabeza (o eso espero, si es así hacédmelo saber, por favor os lo pido).

 

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.