Con el post de hoy pretendemos hacer visible esa cara oculta que existe cuando se planea ser padres. Existir existe, pero en muchas ocasiones no se hace visible por diversos motivos. No todo es de color de rosa cuando cada pareja decide lanzarse a la aventura de tener un bebé. Pero tampoco es una película de terror, todo hay que decirlo. Por esto mismo nos gustaría contaros a lo largo de las siguientes líneas qué estamos experimentando durante esta breve andadura de búsqueda planificada.

La vida es como una montaña rusa, con altibajos, a veces muy pronunciados y otras no tanto. Cuando decidimos ponernos manos a la obra, éramos conscientes de que la búsqueda es un proceso que se prolonga en el tiempo. Y no sólo depende de que hayamos hecho nuestra parte, sino de otras tantas coincidencias que se han de dar para que el embarazo llegue a producirse.

 

En nuestro caso, el tema de los deberes durante la semana fértil ha ido mejorando aunque al principio a Ms. E le preocupaba la cantidad de bichillos que pudieran haber entrado y, sobre todo, los que se habían quedado fuera. Y, en alguna ocasión, éste ha sido un tema de discusión pensando en la mejora para siguientes veces pero a veces la forma de decir las cosas pueden sonar a reproche en vez de a un “ánimo que la siguiente será mucho mejor“.

 

Haber pasado a tener una vida sexual mucho más activa en estos últimos meses también ha supuesto un cambio importante. En alguna ocasión tanta frecuencia se puede entender como una obligación y al final eso no puede ser. Tiene que ser un momento que apetezca a ambos, lo que ocurre es que el óvulo no tiene mucha vida y para cazarlo ha que ser persistente. Pero de todo se va aprendiendo.

 

El ir narrando cada paso, cada día fértil o cada síntoma a Mr. D tampoco le ayudaba mucho en el primer mes de búsqueda porque al final es complejo desconectar del tema y en nuestras conversaciones siempre termina saliendo el tema, lo cual tampoco es muy natural. Pero, es una necesidad mía de contarle a alguien lo que estoy viviendo. De vez en cuando sale el tema, pero ya no con tanta asiduidad como en el primer mes. Supongo que era por la novedad.

 

Otro de los aspectos que a veces pueden llegar a incomodar son las preguntas de familiares y amistades en torno a la búsqueda. Intentamos salir del paso lo mejor posible pero a veces la curiosidad les puede. Pero qué le vamos a hacer. Nos encantaría conseguir el embarazo como ocurre en las telenovelas y en las series de ficción. La realidad es bastante más compleja y azarosa. Son tantos los factores que influyen en que pueda lograrse un embarazo que es impredecible saber cuándo conseguiremos nuestro positivo. Eso sí, para todos aquellos familiares y amistades realmente interesados en saberlo, que no se preocupen que se enterarán, a su debido momento.

 

Como podéis ver, al final son pequeñas cosas que van surgiendo cuando una búsqueda es planeada y deseada. Afortunadamente, el poder hablar las cosas en pareja ayuda a llevar la situación mucho mejor que guardárselas. La etapa de la búsqueda es bonita, de disfrute en pareja. Aunque cuando pasan los meses y no se ve el positivo pueda ser duro.

 

¡Mucho ánimo para todas aquellas parejas que, como nosotros, estáis inmersos en esta aventura! ¡Lo conseguiréis!

Facebook Comments

Sobre Esther Beralgo

Soy Esther, maestra y pedagoga de formación, e investigadora de profesión. Me topé con la infertilidad a los 28 años. Soy madre, gracias a la reproducción asistida, de una niña que decidió llegar el 1 de enero de 2017 a nuestras vidas.

Pin It on Pinterest

Share This
logo-ser-papis-en-tiempos-revueltos

Suscríbete a nuestra Newsletter

Si quieres estar informada de las últimas novedades y recibir contenido exclusivo apúntate a nuestra Newsletter. No recibirás spam, a nosotros tampoco nos gusta.

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.

crear newsletter

¡Bien! Ya estás suscrita.